domingo, 8 de noviembre de 2009

El Gran Hermano (o el control)

Hace un año más o menos que anoté esta entrada, gracias a la compañia de mi amada "mamuchi", tras un arrebato de buen humor, de zapeo (o sociología de la difusión) y fama doméstica, pues va y resulta que vimos la repenúltima-enésima edición de un programa extendidísimo (o muy extendido) polarizante de masas (léase a propósito la definición Friki-Art); gracias a gente de aquí y de allá: desde la Argentina, hasta los fríos y tranquilos países del Este, pasando por Chañe y Órgiva...

A este respecto, tratándose de un formato televisivo más que explotado y al que cuesta mantenerse, no es de extrañar que para atraer la atención seleccionen, como sea, a aquellos perfiles más indicados a seguir un guión legalmente bien remunerado por unos “profesionales” (con masters on-line en sicología y todo), y que se encargan de favorecer dudosos escenarios, algunos incluso violentos, en pro de la gran audiencia, del morbo, del control, de que las leyes se pueden saltar y de no perder más pasta...

Bufff... Y todo esto a colación de, en fin, nuestro particular homenaje a la más que recomendable novela '1984' ('George Orwell', 1948), donde aparece el personaje original “Gran Hermano”. Recordemos que junto con Winston Smith constituye el paradigma futurista-actual (¡rayos, de nuevo la distopía!)

Dicho esto, queridos hermanos, veamos un pequeño clip tragi-cómico de amor de la película Brazil del gran Terry Gilliam:



(Agradecimientos a todos los puntos de vista que tiene el amor, a George Orwell, a los dos Michaels, a las cosas que he hecho con The Killers, y a tod@s mis profesor@s de letras).

No hay comentarios: